Drones e inteligencia artificial: soluciones para el inventario de vehículos

Del trabajo conjunto de la Universidad con la empresa privada, muchas veces surgen innovaciones que buscan encontrar soluciones a diversos problemas. Este es el caso del proyecto desarrollado por la PUCP con VARI Almacenes y que recibió el financiamiento de Innóvate Perú.

31/08/2021

La Mag. Karol Muñoz, docente del Departamento Académico de Ingeniería, cuenta que, en el 2018, la empresa VARI Almacenes, un operador logístico automotriz que experimentaba un problema con el inventario de sus vehículos, se acercó a la PUCP.

“Normalmente, el inventario demora todo un día. Por lo tanto, debido a todo lo que representa, se realiza una vez al mes y genera muchos gastos”, explica Muñoz sobre la problemática expuesta por la empresa.

Para ello, se brindó una solución mediante el uso de los drones e inteligencia artificial. Con esta idea general, la PUCP y VARI Almacenes postularon a Innóvate Perú con el proyecto Mejoramiento de la confiabilidad y reducción del tiempo y costos asociados al inventario de almacenes de vehículos, mediante el desarrollo de un sistema autónomo que integre el uso de drones, de identificación por radiofrecuencia y de visión artificial.

Se ganó el financiamiento a fines del 2019 y se inició el desarrollo del proyecto.

“El tema de la automatización de servicios o productos es un espacio en el que me he desarrollado desde hace mucho tiempo. Además, a través de Innóvate Perú, he participado en la postulación con diferentes empresas para solucionar diversas problemáticas”, expone Karol Muñoz.

Ambas entidades ganan. Y esto permite que tanto el docente como el equipo de trabajo pueda enriquecer su conocimiento, y esto se traslade a los alumnos de pregrado y a los alumnos de posgrado. Es una cadena de conocimiento que todos vamos adquiriendo”.

Mag. Karol Muñoz

Docente del Departamento Académico de Ingeniería

La importancia de la inteligencia artificial

Sobre el proyecto, Karol Muñoz relata que el primer paso fue “conocer bien el problema, identificar la zona en donde íbamos a desarrollar el trabajo y la cantidad de vehículos a detectar”.

En ese sentido, agrega, “hay que mapear y recoger toda la información para proponer una solución con los drones. Pero, aquí, la principal contribución es la inteligencia artificial aplicada. El dron es un medio para llevar nuestra cámara, y obtener imágenes y videos. El aporte se centra en el procesamiento de estas imágenes”, dice.

Para ello, el dron lleva un lector de radiosecuencia para identificar la información de cada uno de los vehículos: qué tipo de auto, qué modelo y color. Luego de recoger toda esa información, la procesa.

Como existen diferentes modelos de autos, la investigadora explica que se le ha enseñado al sistema a precisar cuáles son esos modelos y las vistas que se tienen de los vehículos desde diferentes ángulos. El mismo sistema identifica desde el video: “Ok, este es un auto; esto no es un auto”.

“¿Por qué? Porque durante el inventario pasan personas u otros autos que no son propios del almacén. Luego, se les identifica, se lee los códigos, se asocia el auto a los códigos y se realiza un control de calidad para saber con exactitud si el vehículo que está en un lugar determinado, efectivamente, es el que la empresa tiene en la base de datos”, explica.

Karol Muñoz señala que, con la iniciativa tecnológica, “la empresa no solo soluciona sus problemas, sino que es una oportunidad para seguir investigando sobre el tema e innovar”.

El proyecto, en su primera etapa, finalizó en enero del 2021. Ahora el prototipo tiene que hacer un escalamiento para el desarrollo de mejoras que permita la validación de un producto final. Lo que se busca finalmente es que, con la aplicación, el inventario dure tan solo 30 minutos.

Muñoz afirma que el hecho de que la Universidad trabaje con una empresa con una problemática real es muy importante. “Ambas entidades ganan. Y esto permite que tanto el docente como el equipo de trabajo puedan enriquecer su conocimiento, y esto se traslade a los alumnos de pregrado y a los alumnos de posgrado. Es una cadena de conocimiento que todos vamos adquiriendo”, dice.

Empresa privada y academia

Luis Becerra, gerente de Operaciones e Ingeniería de VARI Almacenes e ingeniero industrial por la PUCP, cuenta que la empresa donde trabaja se especializa en logística automotriz. “Tiene una capacidad de 10 mil a 12 mil vehículos en stock, lo que implica una gran demanda para dar trazabilidad a los vehículos, determinar en qué ubicación colocarlos, ir a recogerlos para despacho o ver qué tan lleno está el almacén”, dice.

En ese sentido, explica que la tecnología desarrollada como parte del proyecto busca dar una solución al problema. En ese sentido, ya se ha realizado la validación del uso de los drones junto con la Universidad.

El Perú necesita del trabajo conjunto entre diversos actores, pues son esas ideas de innovación tecnológica las que hacen a las empresas más competitivas. Y eso mueve toda la cadena hacia adelante”.

Ing. Luis Becerra

Gerente de Operaciones e Ingeniería de VARI Almacenes e ingeniero industrial por la PUCP

Si bien, hay un camino importante avanzado, todavía hay necesidades que tienen que ser cubiertas. Y ese es el reto ahora. “Cuando solo tengo autos (de un tamaño estándar) y están pensados en sus casilleros, funciona sin problemas y hay un reconocimiento al 100%”, continúa con su relato. “Pero cuando tengo vehículos cuyo tamaño excede al casillero, la eficacia disminuye a un 95% o 96%”, explica.

Ahora el siguiente paso es que “se pueda llegar al 100% con todas las variaciones reales, con todos los retos que tiene la operación en el día, expandirlo a todos nuestros almacenes y llevarlo a la zona de servicios”, indica Becerra.

Luego de la experiencia desarrollada, Luis Becerra señala que el vínculo entre la Universidad y la empresa privada “tiene que afianzarse aún más”. En general, señala que en el país hay muchas empresas que están interesadas en integrar la innovación en sus operaciones pero que, muchas veces, no saben a quién recurrir para desarrollarlas.

Para finalizar, indica que el Perú necesita el trabajo conjunto entre diversos actores, “pues son esas ideas de innovación tecnológica las que hacen a las empresas peruanas más competitivas. Y eso mueve toda la cadena hacia adelante”. Ese es el camino.