“Los resultados del Censo de Investigación y Desarrollo plantean cambios de timón”

13/06/2017

Gisella Orjeda

Exdirectora del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec)

Hace poco más de un mes, la Dra. Gisella Orjeda renunció a la dirección del Concytec tras cinco años en el cargo. Su gestión ha sido reconocida por muchos miembros de la comunidad de investigadores como la que consiguió que la ciencia y la tecnología se coloquen, por primera vez, entre las prioridades estatales. Conversó con nosotros para analizar el estado de la investigación en el Perú a la luz del censo de investigación y desarrollo (I+D) 2016.

¿Cómo hacer para que el gobierno entienda que debe priorizar la inversión en I+D?

Creo que si un gobierno entra sin entenderlo, dudo que pueda hacerlo a medio camino. Hacer que un grupo que ya entró al poder, de pronto, despierte a esta realidad, creo, es imposible.

¿El gobierno del presidente Humala entró con esa idea?

Él tenía un interés muy grande por realizar esta apuesta. Es más, en diciembre del 2012, cuatro meses después de mi entrada al Concytec, fui invitada a hacer una presentación sobre lo que había encontrado en la institución, y entonces el entonces presidente me dijo: “Si el gobierno le diera a Concytec mil millones de soles anuales, ¿Concytec podría ejecutarlos?”, y yo tuve que decir que no. No estábamos preparados. Concytec era entonces un organismo deprimido y meter mucho dinero a un sistema, cuando este todavía no está listo, es pernicioso. Hoy ya podríamos absorber esos montos, aunque aún tenemos que terminar de preparar un ecosistema adecuado para que este pequeño bebé, que es ahora Concytec, crezca para ser un ente correcto, productivo, justo y, además, útil para el país.

¿Y el actual gobierno?

No mostró ningún interés. Tanto así que le quitaron a Concytec los S/ 11 millones que tenía para el acceso a bibliografía científica internacional, algo que es absolutamente básico y elemental. No estamos hablando de mil millones, solo son once millones. Concytec tiene grandes soluciones, por ejemplo, para las heladas. Una de ellas es de las casas calientes, otra es el sistema de detección de heladas. Pero nunca hay un llamado: “Oye, Concytec, qué tienes para estos problemas”. Creo que no saben que tenemos estas soluciones.

El estar al fondo de la tabla en I + D, ¿en qué aspectos de la vida nacional repercute directamente?

En todos. En las lluvias del norte, en el dengue, en los accidentes de tránsito, en las enfermedades diarreicas, la muerte de animales por el frío, el desborde de los ríos, en la falta de soluciones para la minería ilegal, en capturar barcos que pescan ilegalmente en las costas… Todo eso es la ciencia.

¿Por dónde debería empezar la próxima cabeza del Concytec?

Creo que por tratar de transformar la realidad de las universidades, a través de las políticas de Concytec, e implementar cosas que ya están planteadas. Cuando tomé la dirección del Concytec, implementé aquello que encontré a medio camino, como el Plan nacional de investigación y desarrollo al 2021. El trabajo que tiene la siguiente persona es seguir creando nuevos programas y conseguir fondos, hacer un trabajo de convencimiento al presidente para poder implementarlo, hacer crecer sanamente un ecosistema de investigación que tiende siempre, como los peruanos, hacia el desvío.

¿Qué metas nos podemos plantear en I + D a partir de los resultados del censo?

Los resultados plantean cambios de timón, cambiar de dirección algunas cosas. Algo fundamental que ha mostrado este censo es la diferencia de inversión entre las universidades privadas con y sin fines de lucro. La brecha es grande y es un desastre: las universidades con fines de lucro, el año 2014, gastaron S/ 5.7 millones, cuando una sola de estas universidades gana al año S/ 340 millones libres de impuesto. ¿Cómo se explica que solo se invierta, en I+D, S/ 5.7 millones? Yo no me lo explico. Si gano S/ 340 millones y tengo una universidad de ínfima categoría, y quiero mejorarla, reduzco mi ganancia a S/ 300 millones y los S/40 millones restantes los invierto en investigación, en mejorar el currículo para que mi universidad sea excelente y comience a cumplir sus funciones.

Fuente: PuntoEdu