Lima es una ciudad con baja concentración de radón

25/07/2018

Un proyecto para medir los niveles de radón en Lima, elaborado por investigadores PUCP, ganó un fondo de Innóvate Perú el año 2015. Sus resultados fueron presentados el pasado 13 de julio. ¿Por qué es importante medir las concentraciones de este gas? Aquí te lo explicamos.

Autor: Gabriela Pérez 
Fotos: Alex Fernandez

El radón (Rn) es un gas radioactivo incoloro que se forma naturalmente a través del decaimiento radioactivo de elementos como el uranio o el torio. Este emana del suelo y pasa al aire, donde se desintegra y emite partículas alfa que, a largo plazo, pueden dañar el ADN al ser inhaladas por los seres vivos. Su grado de peligrosidad puede llegar a ser muy alto, pues, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de la segunda causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco.

Por esta razón, el Grupo de Investigación Técnicas de Huellas Nucleares (Githunu) de la PUCP decidió realizar un estudio sobre el tema en nuestro país. En primer lugar,  midió la cantidad de radón 222 (su isótopo más abundante y estable) existente en Lima. Posteriormente, inició la elaboración de un mapa sobre la presencia de radón a nivel nacional.

El proyecto

La iniciativa para medir los niveles de radón en Lima, que desarrolló el Githunu, ganó un fondo del Programa Nacional de Innovación para la Competitividad y Productividad (Innóvate Perú) en el año 2015. La mecánica consistió en colocar la mayor cantidad de medidores posibles en el interior de las viviendas de nuestra capital, para lo cual realizaron una convocatoria, a nivel público, de voluntarios para este proyecto. Los detectores eran unas pequeñas placas de nitrato de celulosa, un tipo de plástico, que debían colocarse en el ambiente menos ventilado del hogar por ocho semanas.

El porcentaje de retorno de los detectores fue bastante alto, lo cual significa que los participantes se involucraron y se comprometieron de manera óptima en la realización del trabajo. La medición en sí se trataba de un proceso muy simple, pero implicaba responsabilidad y cuidado por parte de la persona que participaba como voluntario.

“El proyecto actualmente se encuentra en su última fase. Estamos elaborando el informe técnico final, ya que todas las mediciones culminaron y fueron realizadas con éxito. El mapa del radón en nuestra capital ya ha sido construido en esta primera etapa. Podemos decir que el hallazgo principal es señalar que, a partir de las mediciones realizadas, la ciudad de Lima es una ciudad con baja concentración de radón”, comenta la Dra. Patrizia Pereyra, docente del Departamento Académico de Ciencias de la PUCP y coordinadora del proyecto.

Hallazgos

¿Qué implica que la concentración de radón sea baja en Lima? “El promedio de radón es inferior a los 70 becquerel por metro cúbico, que es bastante bajo, ya que la norma nacional indica alarma cuando este se encuentra por encima de 200 becquerel por metro cúbico”, explica Pereyra.

El alcance de la medición cubrió todos los distritos de Lima Metropolitana y Callao. El grupo aún tiene como visión a largo plazo llevar el proyecto a otra escala, pues busca abarcar más lugares del territorio nacional con la finalidad de elaborar el mapa peruano del radón. “Hace falta iniciar un proyecto destinado a cubrir otras zonas de nuestro país, pues es ahí donde se pueden encontrar lugares con mayor vulnerabilidad debido a la presencia de industrias minerales y de construcción”, indica la Dra. María Elena López, docente del Departamento Académico de Ciencias de la PUCP y miembro del equipo.

Gracias al proyecto, se realizaron, además, mediciones en sitios de trabajo común, como sótanos o estacionamientos, especialmente por la construcción de estacionamientos subterráneos de más de tres niveles. “Fue interesante poder detectar sitios particulares asociados con fallas geológicas o que, por los materiales en contacto con el suelo, pueden influir en que haya una presencia un poco más alta de lo usual de este gas”, señala López. “Al realizar las mediciones, pudimos determinar que no existe peligro alguno, siempre y cuando el espacio tenga un sistema de ventilación en estado óptimo, que mantenga las concentraciones de radón relativamente bajas“, añade.

Presentación

El viernes 13 de julio se realizó la presentación de los resultados del proyecto, la cual fue abierta al público general. El evento inició con las palabras de la Dra. Rosario Sun, jefa del Departamento Académico de Ciencias de la PUCP. “Es un honor presentar el día de hoy los resultados que este grupo de investigación ha logrado con mucho compromiso y dedicación”, indicó.

La presentación de los resultados del proyecto se realizó el 13 de julio.

La conferencia siguió con la introducción informativa al tema por parte de la Dra. María Elena López y la Dra. Patrizia Pereyra. Asimismo, contó con la presencia de otros miembros del proyecto, quienes se encargaron de explicar la parte técnica del proceso de medición de radón y de la elaboración del mapa de la concentración de este gas en Lima.

Finalmente, Pereyra expresó su agradecimiento a todos los voluntarios del proyecto: “Me gustaría agradecer a todos los voluntarios de la Universidad, tanto alumnos como docentes y personal administrativo de la PUCP, y al público externo que, de alguna u otra forma, fue parte del proyecto, pues gracias a ellos se ha podido culminar con éxito esta etapa”.


Fuente: Punto Edu